No nací para funcionario: Mizraim Cárdenas

Cárdenas Hernández habla sobre su paso como director del Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce

Morelia, Michoacán.- Otros proyectos captaron la atención de Mizraim Cárdenas Hernández (Morelia, 1971) que, tras poco más de un año de asumir la Dirección del Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce (MACAZ), presentó su renuncia a fin de retomar su producción e incorporarse a la docencia. Al cuestionarle por qué tiró la toalla tan rápido, explicó: No fue tirar la toalla, sino la oportunidad de abordar otros proyectos que no podía posponer, ya que su relación con la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), explicó, quedó en buenos términos.

Al existir cierta expectativa de su papel en el MACAZ que lleva el nombre de Alfredo Zalce Torres, de quien Mizraim Cárdenas es considerado una especie de hijo desde la perspectiva del pupilo maduro -en términos creativos-, aunado a que es parte de la Fundación Cultural Alfredo Zalce (que preside Beatriz Zalce de Guerriff, hija del pintor) y a que fue un fuerte crítico del papel que desempeñó la administración anterior en el àrea de artes visuales, se le preguntó sobre cómo se puede entender su postura y renuncia: Cuando uno entra a la función pública se merma mucho la producción, y lo empecé a sentir a mi ingreso al MACAZ.

Un puesto en una institución pública te exige tiempo completo y al final, yo asumí la postura de dar continuidad a los proyectos personales. -¿No naciste para funcionario ni para político? Yo creo que no. Algo que nos caracteriza a los michoacanos es nuestra participación en la política, querramos o no, estemos a favor o en contra, pero en este caso, la decisión fue retomar mi producción y tomar la invitación de la UNAM para incorporarse como docente en la Licenciatura de Arte y Diseño que acaba de abrir en Morelia: Se empalmaban varias cosas y un proyecto debes abordarlo a cabalidad y no a medias. No era la idea abordar a medias el MACAZ o a medias la UNAM y tuve que optar.

En cuanto a si podría ahora variar su calificación respecto al papel jugado por los funcionarios de la anterior administración de la Secum, ya que podría leerse su renuncia en el sentido de que no pudo con el cargo y no lo previó al no haber vivido en carne propia la función pública hasta que asumió, el 21 de marzo de 2012, su cargo en el MACAZ, señaló: Se hicieron señalamientos en ese momento porque había deficiencias que tenían que ver con la forma en cómo abordaban un personaje michoacano tan importante como Alfredo Zalce, y en el tiempo que estuve en el Museo, hubo oportunidad de organizar un homenaje con la actual administración con mucha dignidad.

Una frase empleada por Mizraim Cárdenas al señalar el tratamiento dado por la administración anterior a la figura del artista plástico en cuestión fue que existía una gran deuda con Alfredo Zalce, a lo que preguntamos si él consiguió saldarla: Nunca la voy a saldar a cabalidad, de forma personal con Zalce tengo una deuda fuerte y moral y por eso en este momento tampoco me deslindo de ninguna cuestión que tenga que ver con él, mantengo la comunicación con la Secum y mi disposición a apoyar en los proyectos que tengan que ver con él, manifestó.

Por su parte, Juan Carlos Jiménez Abarca, su sucesor en el cargo a partir del pasado 2 de agosto de 2013, historiador de Arte e investigador del Centro de Documentación e Investigación de las Artes de la Secum, comentó que tomará lo que ya estaba planeado para el MACAZ, le dará seguimiento y aportará sus ideas. Sobre cómo dirigir un recinto que tiene meses cerrado por remodelación y cuya apertura dependerá de la velocidad con que aterrice el dinero para la obra, explicó que mediante colaboraciones con otras instituciones, sea con acervo, con equipo o con asesoría, como lo hicieron para la exposición que alberga el Centro Cultural de la UNAM y la que albergará la Universidad Latina de América (UNLA) en el marco del Bicentenario de los Sentimientos de la Nación.